Saltar al contenido

El amor a primera vista

El amor es un sentimiento único que nos atrae hacia una persona y nos hace sentirnos completos. Es algo imposible de describir en pocas palabras, pero que cuando llega, sabemos que está ahí, con nosotros, agarrándonos la mano con fuerza y que esa es la persona con la que queremos compartir todos nuestros momentos.

El amor puede llegar a nuestra vida de muchas maneras diferentes. Puede cogernos de la mano sutilmente, suministrándose por cuentagotas en nuestro corazón y cuando nos damos cuenta, rebosamos de tanta felicidad que nos sentimos desbordantes de alegría y positivismo. Otras veces el amor llega sin avisar, como un tren que nos arrolla, como un terremoto que nos mueve todos nuestros cimientos. Este clase de amor nos hace sentirnos confusos, perdidos, no somos capaces de comprender qué es lo que nos pasa y por qué nos pasa eso. Pero creedme, aun así, es para nosotros como agua fresca que nos sacia de buenas sensaciones. Este amor que entra en nuestras vidas sin llamar al timbre, que pasa a nuestra casa y se sienta en nuestro salón para quedarse suele ser el amor a primera vista.

¿Cómo detectar el amor a primera vista?

El amor a primera vista tiene la cualidad de que cuando llega no se para, no se frena, sino que se estampa contra nosotros. No es un amor corriente en el que poco a poco vamos descubriendo en la persona esas cualidades por las que nos sentimos atraídos, sino que, como bien se narra en la película Big Fish, el amor a primera vista hace que todo nuestro mundo se paralice, deja de importarnos todo lo que nos rodea, solamente nos importa únicamente esa persona y todo lo que la rodea. El problema que luego después de unos pocos segundos o minutos, todo vuelve a ponerse en marcha, nos sacude y nos vuelve a la realidad, es como cuando tenemos un sueño placentero y repentinamente nos despertamos sin saber por qué.

Sabremos también que cuando sentimos este amor repentino, nuestros pensamientos rondan alrededor de la figura de esa persona. Quizás no conocemos su forma de hablar, ya que acabamos de conocerla o de encontrárnosla en algún lugar que frecuentemos, pero nosotros le ponemos voz, le ponemos forma a sus movimientos, a sus gestos y creamos un mundo alrededor de ella o de él. Y claro está, nosotros estamos dentro de ese mundo.

Diferencias entre el amor convencional y el amor a primera vista

Pareja mirandose

El amor es amor en todas sus formas, ya sea un amor pasional, un amor de pareja de 10 años, o un amor a primera vista, todos consisten en el cariño y la atracción hacia otra persona, la necesidad de compartir tiempo y nuestra vida con dicha persona. Lo que suele cambiar en estas situaciones es la intensidad en la que se presentan dichas características.

Cuando en nuestro interior nace el amor a primera vista lo hace como una pequeña bomba de relojería que explota y cubre todo nuestro ser. Es algo muy intenso, fuerte y nos ciega completamente. Si tuviéramos que compararlo con algo, podríamos decir que se trata de un automóvil, quizás un coche de carreras o de fórmula 1 que pasa de 0 a 100 en apenas 2 segundos. Pero todo tiene sus riesgos, tenemos que ser precavidos ya que podemos estrellarnos fácilmente sino tenemos cuidado y no controlamos bien la situación. Nos sube la adrenalina, nos sentimos eufóricos, vivimos el momento sin importarnos el cómo o el por qué, solo apretamos el acelerador, arriesgándonos más, poniendo el motor de la máquina al límite.

Sin embargo el amor convencional, el que nace a cuentagotas, es más como una limusina o un coche descapotable. Estos coches van mucho más despacio que los deportivos o de carreras, es imposible ir rápido ya que su aerodinámica se lo impide, pero sin embargo tienen otras características. No consiguen llegar a los 100 kilómetros en tan solo 2 segundos, es decir, su aceleración es mucho más lenta que en el amor a primera vista, pero esto les hace ir mucho más seguros y más precavidos. No aporta tanta adrenalina ni tanta pasión a la relación que se forma, pero si es cierto que se tiene más seguridad. Lo importante en este tipo de amor es el viaje, y no tanto la emoción y la intensidad.

Peligros del amor a primera vista

El amor a primera vista tiene ciertos peligros que debemos de sortear para lograr que se transforme en un amor duradero. Como hemos dicho anteriormente, este amor puede asemejarse a una pequeña bomba, que explota repentinamente, pero corre el riesgo de que se quede ahí, después de la onda expansiva ya no queda nada. Son las típicas relaciones que duran pocos meses, que no llegan a cuajar y que solamente se han guiado por la pasión del momento. Este amor es como cuando nos encontramos completamente a oscuras y de repente nos encienden la luz, pero no una luz cualquiera sino un gran foco de por lo menos 100 bombillas LED apuntando a nuestros ojos. Nos quedamos cegados, no vemos en ningún momento los defectos o las incompatibilidades con la otra persona, solamente sentimos ese deslumbramiento que nos ha alejado de la oscuridad y de nuestra soledad. Sin embargo, si volviéramos a compararlo con el amor convencional, sería una luz que puede graduarse, y que nos saca de la penumbra lentamente hasta que descubrimos que todo a nuestro alrededor esta alumbrado. En este caso podemos adaptarnos a lo que vemos, distinguimos los puntos fuertes y los débiles de la otra persona, respetándolos y aceptando a la persona tal y como es.

Conclusión

Sentir amor hacia otra persona y que esa persona sienta lo mismo por ti es de las mejores situaciones que te pueden pasar en la vida. Te llena de optimismo, tu vida comienza a verse de una manera diferente, da un cambio a mejor y ya sea un amor que florece lentamente o un amor que te atraviesa de lado a lado, os recomiendo que améis, que os enamoréis. No hay sentimiento más intenso y beneficioso que el amor.