Cómo besar: Todo lo que necesitas saber

La magia que puede provocar un beso es innegable y evidente. Y es que hay pocas o tal vez ninguna expresión de unión, alegría y emoción entre dos personas que se le pueda comparar. Todos en algún momento hemos querido sentir ese cosquilleo que solo se produce al unir los labios con los del ser amado.

Este acto es tan poderoso que incluso grandes obras de arte giran en torno a algún beso. Muchas canciones han sido escritas para describir el anhelo por conseguir un beso, o la dicha que se siente al obtenerlo.

Cómo besar por primera vez

Es casi seguro que nuestra película favorita incluya al menos una escena de un beso inolvidable, quizás por ocurrir casi en un momento de ensueño o bien como culminación de un momento trágico y doloroso. Pero la pregunta crucial es: ¿Existe un método para lograr que un beso sea perfecto?

Cómo besar: consejos prácticos

Hay muchas formas para hacer de ese momento más mágico y especial. Es verdad que cada persona, cada situación y cada relación son diferentes.  Pero si sabemos aplicar estos consejos a los distintos escenarios en que nos podemos encontrar, toma por seguro de que harás de ese momento efímero algo inolvidable y maravilloso.

Prepárate para el momento

¡Que la situación no te tome desprevenida! Lo mejor es que siempre estés preparada para que un descuido no arruine ese momento tan especial. Imagina que al fin llegó el momento en que vas a salir con tu chico de ensueños, y las miradas que te lanza no mienten: hoy será el día en que lo besarás.

¿Cómo prepararte para el momento?

Antes de tu cita puedes llevar un ritual de belleza que no solo hará que tus labios se sientan suaves y humectados, sino que también les dará una apariencia irresistible, llenándolos de color y haciéndolos más carnosos.

Exfolia tus labios

Puedes utilizar un exfoliante que compres en una tienda de cosméticos o hacer el propio. Para esto solo necesitas combinar una cucharita de azúcar, media cucharita de sal, una cucharita de miel y un poco de aceite de oliva o de almendras.

Una vez tengas esta combinación, aplícala en tus labios con ayuda de tus dedos haciendo movimientos en forma de círculos. También puedes ayudarte de tu cepillo de dientes colocando un poco de la mezcla en él y masajear tus labios. Este proceso removerá todas las células muertas y piel desprendida que pueda haber en tus labios, además de que estimulará la circulación de la sangre en estos haciendo que luzcan más grandes y muchísimo más suaves.

Utiliza bálsamo labial humectante

Una vez tus labios estén exfoliados aplica una buena cantidad de bálsamo humectante. No apliques ningún tipo de labial hasta que el bálsamo haya sido absorbido por tus labios. Llévalo contigo para darte retoques cada vez que lo sientas necesario.

Escoge con cuidado tu labial

Si vas a besar necesitas elegir un labial que sea lo más amable con tus labios, ya que si escoges uno que te los reseque o que se despinte fácilmente puede hacer que tus labios no luzcan del todo estéticos. Si no tienes un labial indeleble puedes aplicar uno común y cubrirlo con una generosa cantidad de polvo traslúcido para evitar que se despinte.

Cuida tu aliento

¡No te olvides de lavar tus dientes antes de salir! Lleva también contigo pastillas de menta para asegurarte de estar siempre fresca. Un beso con una persona que tiene mal aliento puede ser muy desagradable, así que para tener el mejor de los besos debes proteger muy bien tu aliento.

Utiliza perfume

Cuando besamos a alguien somos más susceptibles a percibir el aroma de esa persona, y es bastante agradable cuando la persona tiene un aroma atractivo. Utiliza un perfume que sea de tu agrado para hacer el momento extra especial. Recuerda no abusar del perfume, que en mucha cantidad puede causar el efecto contrario.

Decide si es el momento correcto

Probablemente hay pocas cosas más vergonzosas que sentir el rechazo al intentar besar a alguien en un momento o lugar equivocado.  Y es que por mucho que supongamos que somos correspondidos, hay señales a las cuales debemos estar atentos para lograr que un beso sea espectacular

Lenguaje corporal

Es probablemente la señal a la que debemos estar más atentos. Analiza como tu pareja se comporta. Si está de brazos cruzados o evita mirarte a los ojos quizá no sea el mejor momento para intentar un beso, mucho menos si evita la conversación y su semblante se ve incómodo o distante.

lenguaje corporal

Si por el contrario hay constante contacto físico y visual, rizas y sientes que hay una conexión entre los dos, lo más seguro es que sea un buen momento para incitar un beso.

Analiza el lugar

Puede que el lenguaje corporal indique que es el momento adecuado. Pero si te encuentras en un lugar muy concurrido o donde las cuestiones morales son muy estrictas, lo más seguro es que no sea el mejor momento para besarte.

Busca un lugar donde sepas que un beso no causará ningún problema ni hará sentir incomodo a nadie, y más importante aún, en el que ambos se sientan cómodos y no haya situaciones de distracción.

Ve paso a paso al dar un beso

Uno de los errores más comunes (y que pueden volver a un beso desastroso) es adelantarnos e intentar meter lengua, mordidas en los primeros instantes. Esto solo hará que nuestra pareja se sienta incómoda y quiera apartar en seguida el beso. Si lo que quieres es un maravilloso y muy placentero beso te recomendamos seguir estos pasos:

Paso 1

En el momento en que tus labios hagan contacto con los de tu pareja asegúrate de tener tus ojos cerrados. Empuja tus labios ligeramente hacia adelante y mantente unos mínimos instantes ahí. No abras la boca inmediatamente, si no que realiza pequeños movimientos ondulatorios con tus labios mientras haces una ligera succión sobre un labio

Paso 2

Conforme continúe la duración del beso puedes ir incrementando la succión al ir abriendo poco a poco tu boca, como si hicieras silenciosamente la sílaba “ma” una y otra vez a la vez que sigues haciendo succión. Procura que todos tus movimientos sean sutiles y para nada exagerados.

Paso 3

Si el beso ya duró lo suficiente para seguir al siguiente paso ¡Felicidades! Has llegado a la etapa de besos con lengua. Es mucho más sencillo de lo que puedes pensar, la clave está en llevar las cosas poco a poco.

Mientras haces los movimientos de abrir y cerrar la boca, posiciónate de manera que el labio inferior de tu pareja quede entre tus labios y muy ligeramente roza la punta de la lengua por un pequeño instante.

Si tu pareja está interesado actuará similar y podrás ir incrementando la cantidad de lengua que utilizas poco a poco. Si por el contrario notas que tu pareja no está haciendo lo mismo lo mejor es dejar el beso francés para la siguiente ocasión.

Paso 4

Has contacto físico con tus manos y su cuerpo de manera lenta y precavida. Puedes empezar colocando tus manos en los hombros de tu pareja y poco a poco moverte hacia la nuca o la cintura.

Si sientes que todo sigue en pie acércate más a su cuerpo y acaricia diferentes áreas de su cuerpo como el cabello, la espalda o la cintura. Ten  mucho cuidado en cómo reacciona y si notas algún sentimiento de rechazo o incomodidad no intentes forzar el contacto físico.

Paso 5

A medida de que tú y tu pareja se vayan sintiendo cómodos puedes incrementar el ritmo del beso. Abre un poco más la boca y explora despacio el interior de la boca de tu pareja. Puedes hacer pausas para respirar o cambiar el ángulo de tu rostro. Sonríe de vez en cuando y si abres los ojos asegúrate de hacer contacto visual.

Paso 6

Para lograr un beso con mordida debe de haber ya una amplia confianza entre tú y tú pareja. Al igual que para lograr un beso de lengua, lo recomendable es empezar por el labio inferior dar un mordisco muy pequeño, solo lo necesario para que esté clara la intención de añadir dientes.

Si tu pareja muestra señales de estar interesado en los besos con mordida puedes continuar mordiendo el labio inferior y poco a poco incrementar la presión de la mordida.

Paso 7

Cierra con broche de oro con un pequeño beso tierno, ligero y rápido. Es una buena forma de marcar el fin de la sesión de besos en turno a la vez que nos mostramos satisfechos y dispuestos a repetirlo en la siguiente ocasión. También puedes dar un beso en la mejilla o tomar de las manos a tu pareja mientras continúa con su cita.

No te limites a los labios

Es claro que los besos en los labios son realmente satisfactorios y agradables, pero una buena sesión de besos por lo general incluye otras zonas del cuerpo como el cuello, las mejillas o los lóbulos. Para lograr esto debemos pasar por un proceso similar al de los besos:

  • Debemos asegurarnos de que existe el nivel de confianza y disposición de nuestra pareja para entrar a este paso. Esto lo podemos notar observando sus reacciones al desviar un poco el camino de nuestros besos hacia otras zonas. Puedes comenzar besando sus mejillas y poco a poco dirigir el rumbo hacia el cuello. Si sentimos que hay una aprobación al respecto podemos continuar. En caso de que notes a tu pareja sentirse incomodo o se detiene es señal de que aún no es el momento y es preferible continuar solo en labios.
  • Una vez en el cuello podemos aplicar la misma técnica para incluir lengua y dientes. Has pequeños roces con la punta de tu lengua, seguidos de una ligera mordida y examina la situación. De esta manera podemos poco a poco incrementar la fuerza hasta lograr besos muy placenteros.

¿Nunca has besado antes? Cómo besar por primera vez

Todos deseamos que nuestro primer beso sea encantador y muy placentero. Pero si nunca hemos tenido esta experiencia puede ser que no nos animemos porque no sabemos cómo acercarnos a la persona o cómo actuar ante la situación.

Sea cual sea el caso aquí te presentamos algunos consejos para que consigas dar tu primer beso y que sea una experiencia sensacional e inolvidable.

Anímate y no tengas falta de confianza

¡Anímate! Si tu problema es que tienes falta de confianza en ti misma para acercarte o crees que puedes hacer el ridículo, recuerda que todas las personas han estado en la misma situación que tú, y que estos miedos desaparecerán una vez los enfrentes.

Si crees que puedes ser rechazada piensa que no es el fin del mundo y que si esa persona no quiso besarte por cualquiera que sea el motivo, habrá muchas más que si lo querrán. Además, a este punto ya has leído casi todo lo que necesitas saber para que nada te tome desprevenida y sepas como actuar al momento de besar.

Juega con tu pareja

Acércate a tu pareja  de manera juguetona pero natural. Recuerda que el contacto físico puede ser tomado como una señal de que deseas besar a la persona en cuestión. Puedes dar abrazos, jugar con el cabello, recargarte en el hombro, tomar su mano, recostarte en sus piernas o dar besos en la mejilla.

Si ya sientes que existe la confianza, incluso puedes jugar a hacer cosquillas. Todos estos comportamientos irán quebrando la barrera de la desconfianza, propiciando a que se puedan dar la oportunidad de besar.

Sonríe de forma natural y transmite tu felicidad

Sonríe genuínamente y mira a tu pareja a los ojos. Si sonríes reflejarás lo bien que te la estás pasando con esa persona. No obligues o exageres para nada la sonrisa porque te hará ver forzada e incómoda. Es también muy importante que cuando hables con tu pareja lo veas a los ojos, e igual de importante que lo hagas mientras lo escuchas.

Como conquistar a un hombre dificil

Si sonríes mientras ves a tu pareja a los ojos te notarás segura de ti misma y feliz. Todas estas acciones propiciarán a que se cree un ambiente agradable en el que se pueden incitar los besos.

Acércate, sonriendo y mirando a los ojos

Si la relación va fluyendo y sientes que es momento de que ocurra el beso es momento de acercarte a tu pareja. Sonríe y mirándolo a los ojos lentamente aproxímate solo lo suficiente para que esté claro que tienes la intención de besarlo. Mantente un momento ahí y espera a ver cómo reacciona tu pareja.

Lo más seguro es que se disponga a concretar el beso, pero si se queda quieto es señal de que puedes avanzar lentamente. Si se retira no te sientas mal, quizá no era el momento o el lugar indicado, y lo mejor es seguir conociendo a la persona para decidir si debemos o no continuar con esa relación.

Aceptar o rechazar el primer beso

Puede ser que por el contrario, sea tu pareja quien dé el primer paso para iniciar el beso. Si te sientes segura, confiada y feliz es entonces momento de corresponder el beso.

Pero si te sientes incómoda de alguna forma, ya sea que su actitud no te parece la mejor o el momento no es el adecuado, siéntete con todo el derecho de rechazar el beso hasta que te sientas a gusto con la situación.

Relájate

Los besos deben de ser siempre una forma de hacerte sentir feliz, no estresada y tensa. Los besos son mucho más fáciles de lo que parecen y ten por seguro de que una vez empieces encontrarás el camino de forma automática.

Recuerda que los besos han estado presentes desde hace miles de años en prácticamente todas las culturas del mundo, por lo que no hay motivos para pensar que es algo que no podremos lograr.

Advertencias y cosas que no tienes que hacer al besar

Ahora que conoces todos los elementos para tener el beso perfecto solo resta que te cuides de no cometer algunos errores que son pequeños pero pueden interrumpir o deshacer la magia por completo. Si te sucede o ya te ha sucedido no te preocupes,  siempre habrá momento para remediarlo y convertirte en una experta besando.

Apresurar el momento

Si no conoces a tu pareja lo suficiente aún puede ser que malinterpretes sus señales. Lo mejor es darte el tiempo para saber si está interesado en besarte de vuelta y así no arruinar un momento con un beso antes de tiempo, que además puede convertirse en una situación muy embarazosa que puede ser definitiva para evitar que la relación continúe.

Forzar el beso

Es el error más grave que puedes cometer y en definitiva te hará quedar mal. Si percibes que tu pareja no te está mandando señales de que está listo para besarte y aún así insistes, le harás pasar un momento muy incómodo y desagradable que en definitiva le hará perder interés en ti.

Dejarte llevar por la situación

Puede que la emoción del momento y tus hormonas te digan que es momento de intentar algo más que un beso, pero estas decisiones deben tomarse con calma y lo  mejor es saborear y disfrutar cada momento dejando todo a su tiempo.

Abrir demasiado la boca

Al abrir demasiado la boca tu pareja se sentirá intimidada e incómoda ya que lo placentero es el contacto de los labios y de la lengua, no el sentimiento de que alguien está sobre nosotros intentando comernos.

Meter la lengua a hasta la garganta

Introducir demasiado la lengua en la boca puede llegar a generar una sensación de desagrado e incluso asco. Lo recomendable es mantener tu lengua en un punto medio de la boca de tu pareja sin hacer fuerza ni intentar estirarla demasiado. Recuerda que todos los movimientos deben ser orgánicos y naturales.

Morder con mucha fuerza

Hay muchas personas que no disfrutan en absoluto las mordías, si te decides por morder con fuerza desde el principio sin conocer los gustos de tu pareja lo más seguro es que si le causas dolor se aleje de ti por reflejo y quizá no quiera volver a iniciar el beso.

Olvidarte de respirar

Suena imposible pero es algo que realmente pasa. Entre la emoción de besar y la agitación física puede ser que nos olvidemos de respirar, obligándonos a tomar repentinas bocanadas de aire lo cual es muy incomodo.

Lo mejor es que si necesitas respirar te separes un instante tan solo unos centímetros. Sonríe y mira a tu pareja a los ojos para que sepa que no estás acabando el beso, si no simplemente haciendo una pequeña pausa.

Acumular saliva

No dejes que la emoción te haga olvidarte de que necesitas pasar saliva. Si se acumula en tu boca puede llegar un momento en que no tenga a donde ir y esto de cómo resultado un beso lleno de saliva que llega a resultar muy desagradable. Pasa saliva mientras besas como lo harías normalmente a la hora de hablar.

Chocar los dientes

Si por la emoción te lanzas a tu pareja muy rápido puede ser que sus dientes choquen causando un dolor bastante agudo, capaz de apagar la magia por completo. Incluso durante el beso puede llegar a pasar que la misma agitación del momento los lleve a que los dientes choquen. Lleva las cosas con calma para evitar que esto pueda suceder.

Conclusión

Los besos son la culminación de la tensión existente entre dos personas y puede llegar a ser una forma de expresar la unión que hay entre ambos, además de ser una de las acciones más placenteras y emocionantes que podemos hacer.

A un beso le puede seguir otro, y a este otro y así sucesivamente hasta crear una conexión muy fuerte entre ambos en la que se podrán experimentar todo tipo de besos.   Todos los besos son distintos y no hay un tiempo que determine cuanto debe durar, pero siempre debemos estar consientes de un beso debe ser disfrutable y placentero para ambas personas.

No tengas miedo en experimentar y probar cosas nuevas, sobre todo ahora que conoces todo lo que hay que saber para dar increíbles e inolvidables besos.

[Votos: 0 Media: 0]

Deja un comentario