El lenguaje corporal femenino: Cómo entenderlo

El lenguaje corporal femenino es muy sencillo de comprender si se conoce cómo funciona. Pero, claro, hay que saber cómo funciona y ser capaz de darse cuenta de cuándo se están dando las señales que indican interés. En este artículo vamos a explicarte cómo comprender el lenguaje corporal de las mujeres, de forma que puedas aprovechar esa información cuando vayas a ligar… ¡Ahorrarás tiempo y conseguirás mejores resultados!

Cómo entender el lenguaje corporal de las mujeres al coquetear: 5 elementos básicos

Elemento 1: Las miradas

Lo primero que debes tener en cuenta a la hora de analizar el lenguaje corporal de una mujer, son sus miradas. Si te mantiene la mirada, está demostrando interés, ya que, de lo contrario, estaría mirando a los lados, buscando algo que le llame más la atención. Si te mira, es porque tiene le foco puesto en ti.

Otro elemento importante dentro del campo de las miradas es cuando, si estás distraído haciendo tus cosas, al darte la vuelta, te das cuenta de que te está mirando. Esto, además, suelen hacerlo de forma intencional, siendo una forma de coqueteo propia de las mujeres.

Por cierto, como dato adicional, cuando algo nos gusta (tanto a hombres como a mujeres), las pupilas se dilatan. Si ves que le crecen las pupilas al hablar contigo… ¡Está interesada en ti!

Elemento 2: La dirección de los pies

Otro elemento bastante menos consciente que el anterior (aunque mantener la mirada no es algo plenamente consciente) es la dirección en la que apuntan los pies cuando está hablando contigo.

Por ejemplo, supón que entras en una conversación donde está ella presente, además de varios amigos vuestros. Si sus pies están dirigidos a ti, está mostrando interés en ti. Sin embargo, si sus pies apuntan hacia otra persona o hacia fuera del grupo, es que no tiene ningún interés.

Es importante tener en cuenta este elemento, ya que una mujer puede ser educada contigo, manteniendo la conversación, pero su lenguaje corporal puede estar indicando que desea que la conversación acabe.

Elemento 3: ¿Te toca?

Este punto es bastante más “avanzado”. Cuando una mujer se toma la libertad de tocarte, está pasando una cierta línea de respeto por el espacio ajeno. La gente tiene un espacio donde se siente cómoda, y no le gusta que otra persona invada ese espacio. En algunas personas puede ser de apenas medio metro, en otras persona puede ser un metro (también depende de quién sea quien se acerque, la relación que tengan, etc).

Lenguaje corporal femenino la mirada

En este caso, si ella te toca, está traspasando esa línea que separa tu espacio del suyo, y, en cierto sentido, te está autorizando a que tú también hagas lo mismo. Este es uno de los puntos más importantes. Eliminar esa barrera que crean los espacios propios, es uno de los caminos más evidentes hacia un buen resultado en ese momento de ligue.

Elemento 4: Las sonrisas

Otro elemento importante son las sonrisas. Las sonrisas son, desde que el mundo es mundo, la forma de indicar a otra persona que estamos cómodos. Es por ello que, cuando saludamos a alguien, tendemos a sonreír inconscientemente. Con esa sonrisa, estamos diciendo: “No quiero problemas, vengo en son de paz”.

Este comportamiento era necesario sobre todo en épocas más primitivas, porque esa falta de información visual favorable al buen entendimiento, podía llevar al conflicto (algo parecido a lo que pasa con los perros: Si se encuentran con el rabo en alto, se están indicando que quieren problemas; si se encuentran con el rabo bajo y moviéndolo, se están indicando que quieren jugar).

En este sentido, la sonrisa se ha desarrollado evolutivamente como una forma de mostrar comodidad, confianza, interés en que haya un buen entendimiento, etc. Es decir, las sonrisas son buenas. Si te sonríe, devuélvele la sonrisa, porque, silenciosamente, de forma visual, ella estará diciendo “estoy cómoda contigo”, y tú le estarás respondiendo “yo también”.

Elemento 5: La posición del cuerpo

También hay que hablar de la posición del cuerpo. No hay mucho que explicar aquí. Cuando una persona está tensa, de pie, con los brazos cruzados, etc., significa que no está cómoda. Sin embargo, cuando una persona está descansada, con tranquilidad, reposando, inclinando el cuerpo hacia ti, etc., significa que está cómoda contigo.

Simplemente, cuando veas que ella está en el segundo caso, y no en el primero, trata de llevar la conversación hacia temas más íntimos y ve profundizando más en el contacto que tenéis. Es precisamente por ello por lo que es importante conocer el lenguaje corporal de las mujeres, porque te da la información acerca de cuándo avanzar.

Elemento 6: La cercanía

Por último, hay que mencionar la cercanía: Una cosa es que cruce momentáneamente tu espacio para tocarte el brazo, y otra cosa bien distinta es que se siente pegada a ti, e inclinándose hacia a ti. Ante algo tan evidente, hasta aquellas personas que no saben de lenguaje corporal femenino saben cómo reaccionar.

lenguaje corporal femenino la cercania

Sin embargo, llevémoslo un punto más allá. Puedes medir el interés que generas en una mujer, además de por el conjunto de elementos antes mencionado, por la cercanía que tiene contigo a lo largo del tiempo.

Si poco a poco se acerca más a ti, puedes estar seguro de que está interesada en ti, y no le importa “perder su espacio” ni “arrebatarte el tuyo”.

Consejos prácticos para aprovechar el lenguaje corporal de las mujeres

No quiero perder la oportunidad de darte algunos consejos prácticos que te ayuden a comprender mejor el lenguaje corporal de las mujeres. Presta atención:

  • Ve paso a paso, poco a poco. El lenguaje corporal se va mostrando con sutileza, primero con las miradas y acabando con los tocamientos. No tengas prisa.
  • Al hilo de lo anterior, no te preocupes si no empieza apuntando sus pies hacia ti. Date un tiempo que te sirva para tener margen de maniobra. Si tras un rato conversando con ella no dirige los pies hacia a ti (por ejemplo, puede ser otro elemento), asume que no está interesada en ti.
  • Aprovecha esta información para avanzar o retroceder en las conversaciones. Puede que estés tocando un tema que le incomoda, y eso haga que mire hacia otro lugar.

Cosas que no debes hacer para aprovechar el lenguaje corporal de las mujeres

Y, una vez vistos los consejos para comprender mejor el lenguaje corporal de las mujeres, también tenemos que mencionar las cosas que no debes hacer:

  • No le hagas saber que conoces su lenguaje corporal. Se pondrá nerviosa, intentará cambiarlo conscientemente, y dejará de darte pistas.
  • No te engañes a ti mismo. Si sus pies no apuntan hacia a ti, no te pongas delante para que sí lo hagan… ¡Porque volverá a cambiarlos de dirección!
  • Esta información está creada para que lo tengas más fácil a la hora de ligar... ¡No aproveches esta información para nada cruel, peligroso o delictivo!

Conclusión

Como ves, entender el lenguaje corporal femenino es relativamente sencillo. Solo hay que entender los elementos que lo conforman y saber identificarlos (y, como ves, no es muy difícil). A partir de ahí, lo que hagas con esa información y lo capaz que seas de aprovecharte de ella… ¡Es cosa tuya!

[Votos: 0 Media: 0]

Deja un comentario