Hola, mi nombre es Susana López (aunque todos me llaman Susi), tengo 32 años y vivo en Madrid (España). Soy una de las autoras de este blog y hoy quería contarte por qué lo creé y cuál es el motivo por el que hoy vivo feliz junto a mi pareja (Óliver).

Susana

Podría contaros cómo fue mi vida desde que nací hasta que cumplí los 30 años, que fue el momento en el que cambió por completo, pero no lo haré porque eso sería muy aburrido, ¿verdad?

Simplemente os diré que tuve muchos problemas con el amor. Nunca he sido muy atractiva, más bien soy del montón, y tampoco he tenido suerte con los chicos que conocí durante mi adolescencia ni con los hombres de mi época adulta.

Siempre, por un motivo o por otro, no conseguía llevar la relación hacia delante o ni tan siquiera era capaz de llamar la atención de la persona que me gustaba. De hecho, cuando cumplí los 30 comencé a entrar en una pequeña crisis y a deprimirme porque creía que jamás podría ser feliz ni encontrar el amor.

En definitiva, a pesar de que tenía un trabajo y amigas, sentía que mi vida estaba incompleta. Además, muchas de mis amigas tenían novios de hace años y yo me sentía bastante extraña cuando salíamos y yo era la única soltera. Seguro que alguna vez os ha pasado y eso no gusta nada.

En esta época de mi vida conocí a Óliver. Era un amigo de la universidad del novio de mi amiga María, que había estado trabajando fuera y ahora volvía porque lo habían destinado a una empresa en Madrid.

No sé por qué, pero fue verlo y enamorarme. Me encantó. El problema es que me sentía muy insegura, no sabía cómo debía actuar para no equivocarme de nuevo y en general me daba mucho respeto acercarme a él.

Un día decidí registrarme en un foro de Internet para preguntar sobre el tema y pedir ayuda. Me daba mucha vergüenza, pero usé un pseudónimo para que nadie me reconociera J

Me sorprendió ver que en muchas de las respuestas me recomendaban un libro que vendían online. Normalmente huyo de esas cosas, ya que todas parecen sacadas de la teletienda y suenan a estafa. Pero es que muchas mujeres distintas, de ciudades tan lejanas como Bogotá o Barcelona, recomendaban el libro.

Este libro se llamaba (y se llama) “Derrítelo de Amor“.

Ebook-Derritelo-de-Amor

Entré en la página web, leí toda la información y las opiniones que había de diferentes personas que lo habían leído. Y no sé por qué, pero me convenció. A pesar de que yo soy muy desconfiada, pensé “¿y si por 39 dólares consigo aprender cómo conquistar a Óliver?”.

No eran un gran gasto para mí y, tras ver todos los testimonios de la web y las recomendaciones del foro, me decidí a comprarlo. Además, ponía que te devolvían el dinero si no te gustaba y todo, así que me sentí más segura. Lo peor es que lo dejé ahí abandonado días, ya que nunca encontraba el momento para leerlo.

Un día por la noche, antes de acostarme, decidí coger mi tablet y comenzar a leerlo para ver si había desperdiciado el dinero o no. ¿Sabéis qué ocurrió? Que no dormí esa noche y estuve en vela leyendo el libro. Estaba enganchada.

Todas las situaciones que Noelia relataba en el libro me eran familiares. Y las soluciones que daba para problemas que yo había tenido, como los problemas de autoestima o cómo comenzar a entablar una relación con un hombre, me encantaron.

El día siguiente estuve toda la mañana hiperactiva en el trabajo, a pesar de que no había dormido casi nada. Muchas ideas me rondaban la cabeza y no paraba de pensar en cómo aplicar todo lo que había leído para conquistar a Óliver.

Por la tarde volví a releerme el libro, apunté todo lo que podía servir y decidí que esta vez iba a intentarlo de verdad, porque estaba convencida de que de una vez por todas esta historia iba a tener un final feliz.

En el fin de semana volví a quedar con mis amigas y Óliver apareció. En un primer momento volvieron la inseguridad y los nervios, pero pensé en todo lo que había leído, los consejos para atraerlo y los temas de los que hablar y enseguida me tranquilicé.

Oliver y susana en el bosque

No sé cómo, pero ese día conseguí entablar una conversación con él. Bueno, mentira, sí sé cómo: gracias a todo lo que había leído los días anteriores. Hablamos varios ratos sueltos y además noté cómo me miraba cuándo yo no estaba mirando. Eso no pasaba antes y comencé a sentirme cada vez más y más segura.

Los siguientes días, cuando quedábamos todos, siempre notaba como que él quería acercarse a mí, hablarme, hacerme reír o simplemente estar conmigo.

Esta vez sabía que no debía abrirme por completo y que tenía que ir poco a poco, así que prácticamente pasó más de un mes hasta que coincidimos en un grupo de Whatsapp y comenzamos a hablar por el móvil.

Para mí toda esta parte, a pesar de que ya la había pasado bastantes veces, era muy difícil. Nunca sabía si debía contestar esto o lo otro, si ceder más o menos o si hacer tal o cual. No iba a cambiar mi personalidad, está claro, pero tampoco quería parecerle una mujer algo desesperada o demasiado cerrada.

Seguí los consejos que leí en el libro y la verdad es que sentía que todo iba sobre ruedas. Parecía que nada podía salir mal y, por una vez en mi vida, así fue.

Si siguiera contando cómo fue madurando la relación podría estar escribiendo horas y horas. Al igual que mi vida hasta los 30 años no es interesante, creo que con solo deciros que todo fue de maravilla es más que suficiente, ¿verdad? 😀

Tras unos meses llegó el momento en el que me pidió comenzar una relación. Nunca lo olvidaré. No fue en el sitio más romántico, ni se pareció mucho a las películas la verdad, pero para mí fue perfecto.

A veces las mujeres pensamos que los hombres son simples, pero no es así. Y esa es precisamente la mayor lección que aprendí con este libro, ya que en el momento que comprendí más o menos (cada hombre es muy diferente) cómo pensaba Óliver de verdad, es cuando pude conseguir que nuestra relación funcionara mejor que nunca.

Hoy en día Óliver y yo llevamos más de 2 años de relación, vivimos juntos y seguimos viviendo en un pequeño sueño. A él le da mucha vergüenza que yo escriba todo esto, pero lo acepta porque sabe que ayudo a muchas mujeres a ser tan felices como lo somos él y yo ahora.

Susana y oliver

Sé que esta historia puede sonar a película de Disney o a teletienda. Yo pensé lo mismo en su día y mira dónde estoy ahora. Si pensara que todo esto es un timo, no perdería horas y horas al día escribiendo entradas y contestando las decenas de correos que recibo casi a diario.

Simplemente “te reto” a aplicar todos los consejos que comparto en este blog y a seguir el método de Noelia Sandoval.

Si te funcionan, estaré encantada de compartir tu propia historia en el blog si te atreves a contarla.

Quiero más información sobre “Derrítelo de Amor”

derritelos-de-amor