Saltar al contenido
Amor amargo

Poemas de amor

Estamos totalmente convencidos de que en más de una ocasión has cogido tu móvil (o tu ordenador) para mandarle a una persona todo lo que sientes por ella, pero llegado el momento te has bloqueado, no te salían las palabras.

Todos hemos pasado por esa situación, pero tranquilo porque te hemos traído la solución, una selección con decenas de poemas de amor cortos para que los puedas mandar ya sea copiados o ya sea personalizados.

Bucea entre las distintas posibilidades y escoge la que más te convenga para derretir el corazón de esa persona tan especial.

Poemas de amor para mi novia

Poemas de amor para mi novia-opt

    • Veremos renacer el ave fénix de nuestro amor una y mil veces, hasta que la marea de los tiempos amaine y no merezca la pena seguir navegándola. Hasta entonces, aunque me veas hecho cenizas, no me rendiré nunca.
    • Siempre quise ser libre de todo tipo de ataduras, creí que cuanto más independiente fuese más me acercaría a mi objetivo. Solo me engañaba a mi mismo. Nunca me he sentido más libre que dentro de tus brazos agarrándome.
    • Cuando las pasiones se apagan, el brasero del amor siempre queda encendido, y su tenue llama se puede ver reflejada en tu dulce mirada, que parece ir consumiéndola poco a poco, como la nieve que va desapareciendo de los parques.
    • La amarga sensación que me deja tu ausencia es solo la antesala de un dulce reencuentro, la calma que precede a la tempestad, lo que me hace tener más ganas de ti.
  • Por mi sangre recorren los vestigios de aquel amor que fue y del que vendrá, pero ninguno como el tuyo ha conseguido penetrar con tanta crudeza y velocidad y convertirse en mi sangre de verdad.
  • Mi alma no olvidará jamás tus tórridos besos, aquellas tardes de paseo por el centro y el olor a palomitas, jamás olvidará tus manos acariciándome ni tus ojos tutelando mi mirada, por si en un despiste dejo de contemplarlos, Mi alma no puede olvidar, porque tú, querida mía, eres inolvidable.
  • Qué sentido tendría compartir soles y lunas en esta caótica existencia si no supiésemos que, aunque somos efímeros, nos amaremos ferozmente desde el primer amanecer hasta el último anochecer de nuestros días.
  • Cómo anhelo tu dulce tacto, tu mirada sigilosa que llena los ratos absurdos, y, sobre todo, echo de menos tus silencios, que son capaces de decirlo todo sin decir nada, por que no siempre es necesario gritar te quiero para que nos demos por enterados.
  • Nuestra historia no inspirará ninguna novela de amor ni ningún cuento de fantasía, solo la entenderemos nosotros, y la escribiremos con nuestra pluma, a nuestro ritmo, alargando los capítulos más aburridos que son para nosotros los instantes más deliciosos.

Poesía de amor

Poesía de amor-opt

    • Quisiera ser el rayo de sol que acaricia tu piel de terciopelo, que lentamente te va desnudando hasta llegar al alba de tus ojos, que refleja el rayo y lo convierte el perfume cegador de las pasiones desnudas y en noches de besos fugaces.
    • Solo una de tus miradas me carga de energía para todo el día, reponiendo mis fuerzas hasta un extremo salvaje que nunca hubiese imaginado, tu eres la batería de mis sueños, las pilas de mis ilusiones y el motor de mi vida.
    • Espero tenerte siempre a mi lado, que no te desvanezcas nunca, que no te conviertas en un baldo recuerdo de los buenos tiempos que nunca volverán disolviéndose en una nada de polvo y lodo machados por el peso de los años. Espero que estés siempre conmigo, dándome esperanza, iluminando mis ilusiones y mis fracasos, te quiero a mi vera para siempre.
    • Será para siempre, me gritan tus ojitos amarillentos, a mí me gustaría creérmelo, llevarte para siempre en lo más profundo de mi corazón, no olvidarte nunca jamás, encontrarte encada beso y en cada verso que llene mis tardes y mis sueños.
  • Vamos a dejar que nos arrastre la corriente de la locura, la marea de lo impredecible, vamos a dejarnos guiar por el canto de los pájaros, por la belleza de árboles en flor, vamos a escribir tú y yo nuestra propia historia sin reglas ni teorías, vamos a comernos el mundo.
  • Hoy quiero despertarme empapado de tu sudor, de tus sueños, de tu locura… Hoy quiero levantarme temprano para observar tu cuerpo desnudo mientras amanece. Hoy quiero que nos unamos, que seamos uno, que nos miremos y nos juremos que será para siempre.
  • Voy a silbarle al viento para que venga a ayudarme, para que se lleve toda la pesadumbre y todos mis miedos en un solo plumazo, ¿Qué fácil sería verdad? ¿Por qué no te conviertes tú en mi viento? Quizá si empiezas a soplar hoy, mañana ya no exista miedo que me pare y podamos vivir en paz y armonía.
  • Nunca he soportado la idea de que un día, espero que lejano, tus besos ya no sean míos, me carcome por dentro la mera posibilidad de que eso llegue a suceder, ya que sin tus besos yo no soy nada ni nadie. Solo un fantasma que vaga por la vida en busca de una motivación.
  • Tus labios son el ingrediente que necesitaba para acabar el cóctel de la felicidad, bien batidos con el cariño, la dulzura y esos pequeños instantes que te alegran el día, dan como resultado un dulce combinado de amor y alegría que llena todos los rincones de mi alma.

Versos de amor

    • En la orilla de este rio, me gustaría decirte todo lo que pasó por mi cabeza la primera vez que te vi, un volcán de sensaciones me invadió inesperadamente, furtivamente entre el baile sagaz de ese tipo de conjuros que te hacen enloquecer.
    • Removeré la tierra hasta encontrar la llave, esa maldita llave que abre todos los rincones de tu alma, para así poder descansar en ellos para entender mejor la dimensión de tus entrañas, de tus temores y de tus miserias.
  • Duerme, deja que te venza Morfeo, duerme sabiendo que mañana nos encontraremos de nuevo, ante la mirada impávida del mundo, que nunca creyó que fuera posible que nos encontráramos, que nos amáramos o que cambiáramos el rumbo de nuestra historia.

Poemas de amor para mi novio

Poemas de amor para mi novio-opt

  • Cuando me despierto siempre me pregunto por donde andarán caminando tus piernas, no soporto tu ausencia, a veces, lleno de humo la habitación para intentar olvidarla lentamente, casi nunca lo consigo. Y es que tú, hombre mío, eres insustituible.
  • De todos los comienzos posibles, yo siempre me quedo con uno en el que estés tú, aunque es cierto que los comercios son siempre muy dulces, en realidad, nunca tuvieron ningún sentido si no estás en ellos.
  • ¡Qué el dulce aroma del amar nos arrojé a un futuro de desenfreno! Nuestros cuerpos encontrándose ferozmente en la soledad de una cama. Ardo de deseos de verte.
  • Me enamoré de ti el día en que tus brazos recorrieron rudamente mi cintura, acariciándome poco a poco, suavemente, mientras me susurrabas al oído que yo era la mujer de tu vida. Nunca fui tan feliz, nunca me sentí tan mujer como en ese momento.
  • A veces sueño que recorres la cartografía de mi alma, dejando tus señales en puntos distintos, como si fueras un viejo navegante, y, ¿sabes qué? Me gustaba, me encantaba porque tu formabas parte de mí y de mis delirios.
  • ¿Sabes qué es lo que más me gusta de ti? Tus rudos silencios, porque resaltan tu mirada de vigorosa y te hacen parecer el tigre de la manada, el que permanece impasible ante el peligro esperando la más mínima ocasión para saltar a defender a su camada.
  • Hecho de menos la fuerza de tu alma penetrándome cada palmo de tu piel, cada segundo del reloj, reconstruyendo instantes únicos, tremendamente mágicos en su espiritualidad y grandeza. Estar a tu lado es cada vez más un placer al alcance de muy pocas, concretamente solo al mío.
  • Supe que serías para mí desde que te vi por primera vez, con ese pelo azabache que deslumbraba a kilómetros y esa seguridad que se clavaba en mi a cada instante, volviéndote cada vez más atractivo.
  • Vendería mi alma al diablo por pasar una sola noche más a tu lado, acariciándonos tiernamente bajo el aroma a humo y sábanas que se queda impregnado en la habitación, en esa habitación donde se detiene el reloj y el tiempo es tuyo y mío a la vez, pero de nadie más.

Poemas románticos

  • Tus manos en mi boca provocando latidos, tus manos en mis huesos haciéndome crecer a cada minuto, mis besos en tus manos, para cuidarlas y que ellas me sigan cuidando a mí, hasta el final de nuestros días.
  • Recuerdo cuando nos vimos reflejados en el agua de aquel calmado río, éramos tan jóvenes e inocentes… El tiempo paso y el río creció, ya no podemos vernos reflejados, ya no nos queda adolescencia que vivir, ahora nos toca cumplir nuestros aquello con lo que siempre soñamos, juntos, siempre juntos.
  • La ternura que desprende tu mirada es exageradamente potente, es capaz de conmover el alma más congelada, transmite inocencia y vitalidad, los dos valores que te han diferenciado siempre, dos virtudes tan escasas como necesarias.
  • A veces me parece haber desatado la locura que dormía en mis entrañas, ya no me importa nada, solo pienso en ti, en el tiempo que pasaremos juntos, codo con codo en la jungla de la vida.
  • Nadie nos entiende, formamos parte de un entorno obsoleto que nos mira con arrogancia y juzga nuestra inocencia, ¿Qué sabrán ellos del amor? Solo la locura de los tiempos les sanará a ellos de lo que a nosotros nos hizo enfermar.
  • Donde estarán nuestras sonrisas dentro de algunos años, quizá aparcadas en cualquier acera, esperando que alguien venga a recogerla y la saque de paseo, quizá perdidas en el devenir de los años, bloqueadas en el lodazal de los recuerdos tristes, eso sí, mientras estemos juntos vendrán siempre con nosotros, todos y cada uno de nuestros días.
  •  Quizá no entendí los entresijos de este laberinto, las duras decisiones que se deben tomar en cada una de sus callejuelas, en las cuales equivocarse significa perderse de nuevo, una y mil veces me perdería yo en el laberinto de tu corazón, si al final de él existe la felicidad de estar a tu lado.
  • La mirada de los siglos vigila imperiosa nuestros tempos, con un reloj de arena precioso que sirve para controlar el tiempo que nos queda, los segundos que pasaremos juntos y seremos felices y el tiempo que nos quedará para enfadarnos.
  • Solo tu mirada puede congelar el tiempo, solo tos ojos clavándose lentamente en punto determinado son capaces de detener la velocidad endemoniada de los relojes, será en mi mundo las horas no pasan si estoy a tu lado.
  • Como me encantaría vivir en tus pupilas, ver lo que tú ves, observar lo que tú observas, soñar en largas noches cuando te despiertas sudada y cerrar los ojos para ver el paraíso caminando alegremente en el albor de los días venideros.

¿Os ha gustado este artículo? De los mismos creadores de AmorAmargo acabamos de lanzar un portal web especializado en frases y poemas de amor: frasesdeamor10.com

¡Espero vuestro feedback!