La importancia de la felicidad

Seguramente a más de una persona le parece que la felicidad es efímera y difícil de alcanzar, sin embargo, de manera innata todos la queremos en nuestra vida, ya que esta nos ayuda disfrutar y vivir de manera plena. Aunque no lo parezca, la importancia de la felicidad va mucho más allá de solo sonreír o aparentarla.

Esta tiene el poder de influir en nuestras vidas de manera directa en muchos aspectos de ella, dos de los más relevantes son la salud mental y física. En este post mostraremos cómo incide la felicidad en ambos ámbitos de la vida.

¿Por qué es importante la felicidad en la vida?

Los seres humanos hemos nacido con la necesidad de sentirnos plenos y felices, sin embargo, la felicidad es una palabra que engloba mucho significado y que realmente puede hacer la vida una mucho más agradable y satisfactoria.

Por si fuera poco, estudios demuestran que ser felices aumenta las defensas, mejora el sistema inmunológico y la manera de ver la vida, así que como diría la famosa frase del Rey León, Hakuna Matata, sin preocuparse es como hay que vivir.

Sin embargo, se estima que la felicidad no es un sentimiento constante sino momentáneo que nos invade, por más sorprendente que parezca, por las cosas sencillas de la vida.

Entre ellas figuran el amar y ser amados, así como la capacidad de brindar ayuda a quienes más lo necesitan, alcanzar logros y metas e incluso sentir el mar en los pies o ver una simple puesta de sol. Cabe destacar que la felicidad es una elección propia que como individuos debemos tomar, de lo contrario, difícilmente se puede disfrutar de los colores y matices de la vida.

¿Cómo afecta la felicidad nuestra salud física?

Aunque parezca sorprendente, la felicidad interfiere en nuestra salud física, quienes llevan una vida mucho más plena, corren menos riesgos de enfermarse e incluso de padecer de afecciones comunes como lo son la ansiedad, el estrés e incluso la depresión.

Diversos estudios han revelado que llevar una vida llena de rabia, frustraciones, amarguras y dolor genera enfermedades además de afectar diferentes partes del cuerpo como los riñones, pulmones, corazón, músculos, el hígado, páncreas y muchas otras partes.

Por el contrario, la felicidad, ese sentimiento de estar bien y ver lo positivo de la vida a pesar de los obstáculos, garantiza el bienestar para nuestro cuerpo. Es decir que se pueden prevenir afecciones como la ansiedad, el estrés, el párkinson, la ulceras, artritis y muchas otras.

¿De qué manera influye la felicidad en la salud mental?

Nuestro cerebro es uno de los órganos más asombrosos de todo nuestro cuerpo, en él se procesan y generan miles de pensamientos que a su vez reflejan una emoción. Por ello, mientras mejor le ayudemos a nuestra mente a ver la vida de forma positiva, menos posibilidades de enfermarnos, ya sea mental o emocionalmente, existirán.

Si bien es cierto que la depresión, el estrés y la ansiedad son enfermedades que con frecuencia tienen raíces biológicas y químicas de nuestro organismo, no siempre ese es el caso. Y es que lo que pensamos tiene un impacto profundo en cómo nos sentimos diariamente.

La ansiedad suele embargar nuestra mente y cuerpo cuando nos angustia el pasado e incluso el mañana, sin embargo, cuando somos equilibrados y comprendemos que la verdadera felicidad está en vivir en el presente, es posible librarse de enfermedades como las antes dichas.

Disfrutar de las cosas sencillas de la vida, del amor de quienes son especiales para nosotros y en especial mirarnos con amor y consideración a nosotros mismos, incrementan los niveles de serotonina y dopamina, además de contribuir a la regulación de la endorfina y oxitocina, hormonas que interfieren de manera directa en nuestro estado de ánimo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.