Saltar al contenido
Amor amargo

Adelgazar en pareja: Consejos prácticos

En la sociedad en la que vivimos el sentirse en forma y contentos con nuestra imagen se ha vuelto una de las prioridades de todo el mundo. Lo vemos no solo en aquellos anuncios que nos piden tener un cuerpo bonito, sino también en programas de televisión, artículos de prensa y otros tantos en los que nos recomienda perder esos kilos de más para ganar en salud y poder durar mucho más años. A veces nuestra pereza para realizar ejercicio es que no nos gusta hacer actividades físicas solos, como por ejemplo salir a correr, pero todo se puede solucionar si sigues algunos consejos prácticos para adelgazar en pareja.

Adelgazar en pareja

Beneficios de adelgazar en pareja

Como sabéis, existen muchas formas diferentes para conseguir tener un cuerpo cuidado, desde dietas saludables que depuran el organismo hasta ejercicios innovadores que con tan solo unos minutos al día puedes mejorar tu core en pocas semanas (muchas de estas dietas y ejercicios puedes encontrarlos en páginas como comoperderpeso.es) pero a pesar de existir todo este tipo de maneras para adelgazar, si no te encuentras motivado, difícilmente podrás ponerlas en práctica. Aquí entra el papel de la pareja.

Cuando tu pareja decide que también va a formar parte de tu rutina diaria de ejercicios y dieta, esto es un gran paso. Ya que vas a sentirte acompañado en todo el proceso de bajada de peso, y no te sentirás solo. A veces nos cuesta mucho más perder peso por el hecho de ver que en casa la única persona que cuida su alimentación es uno mismo, o incluso eres el único que pretende hacer ejercicio, por lo que es más fácil caer en la tentación y tirar todo por la borda. Sin embargo, cuando tu pareja te propone hacer lo mismo que tú, juntos podéis llevar mucho mejor la dieta o el ejercicio, incluso si ella o él no necesiten adelgazar, pero motivará y fortalecerá la relación al hacer esto juntos.

Consejos para adelgazar y estar en forma en pareja.

  1. Juntos para lo bueno, y también para lo malo: Seguro que nos ha pasado más de una vez, estar en casa o en la calle y que nos apetezca un caprichito, (llamémosle caprichito a unas golosinas, un poco de chocolate, o una cena de patatas fritas con huevo) y que nos cueste la misma vida decir que no a eso que tanto nos gusta, aunque sepamos que mandaríamos bastante lejos nuestra dieta y nuestro objetivo de perder peso. Cuando nuestra pareja se involucra en hacer una vida sana con nosotros, esto se vuelve más fácil, ya que si otra persona te recuerda que no debes comerlo, posiblemente no lo hagamos, y sobre todo si esa persona también se quita de comer sus caprichos.
  1. Corramos juntos hacia un futuro mejor: No será la primera vez que haya escuchado o que escuche en un futuro que correr solo o practicar deporte en solitario es aburrido. A veces nos ponemos nosotros mismos obstáculos para conseguir nuestro propósito y en este caso es que necesitamos realizar actividades colectivas o en pareja para ponernos en marcha. Ya sea correr, ir a caminar, o incluso cuando vamos a un gimnasio es bueno hacerlo en pareja. Es importante que cada miembro de la pareja apoye al otro, da igual si uno corre más que otro, o si es capaz de levantar más pesas, siempre existe ese momento de pereza en el que quedarnos en el sofá viendo la televisión es nuestra mejor opción. La pareja debe de estar ahí para levantarnos de ese sitio y hacernos salir a hacer ejercicio.
  1. Hoy por ti, mañana por mí: Otro consejo para estas parejas que empiezan a perder peso es no perder nunca las esperanzas y mucho menos la motivación de conseguir las metas que nos pongamos. Es posible que nuestra pareja o nosotros mismos sintamos que no vamos a poder conseguirlo, que no seremos capaces de estar delgados “porque mi abuela era de muslos anchos” o “porque mi padre desde siempre ha tenido tripa y eso se hereda”. El consejo de hoy por ti, mañana por mí consiste en apoyar a la pareja en todo, darle un toque positivo a su actividad. A veces un “oye se te ve más delgado” o “hoy te ves preciosa” ayuda a que esa persona que está pasando el bajón pueda superarlo y seguir poniéndose a prueba.
  1. Mis logros, son tus logros. ¡Vamos a celebrarlo!: La pareja va a enfrentarse a los objetivos de la otra persona (y a los suyos propios) desde el principio. Por eso es aconsejable, que cada vez que se vayan cumpliendo esos objetivos, que deben ser siempre a corto plazo y muy asequibles para que no se dejen a mitad del camino, la pareja debe ponerse también premios. Por ejemplo, si en las próximas dos semanas se consigue perder un kilo cada uno, podríamos ir al cine a ver una película de estreno. O quizás, una vez terminado el logro, hacer un viaje para celebrarlo.