Cómo preparar una cena romántica

No me digas más. Es el cumpleaños de tu pareja y quieres prepararle una sorpresa que no se le olvide jamás, y, para eso, vas a llevar a cabo una cena romántica… ¡Pero es la primera vez que haces algo así! No te preocupes. En esta ocasión, te contamos cómo preparar una cena romántica inolvidable.

¿Dónde?

El lugar donde lleves a cabo la cena romántica importa mucho. En primer lugar, plantéate hasta qué punto merece la pena salir de casa. No hay nada de malo en preparar una cena romántica en casa. De hecho, es vuestro nidito de amor, y allí estaréis recogidos y tranquilos. Es mucho más acogedor.

Sin embargo, si a tu pareja le gusta salir, probablemente prefiera un restaurante. Si es así, dedícale algo especial. No vayáis a un Burger King. Busca un restaurante elegante, donde podáis pasar una velada tranquila y romántica sin demasiado sobresalto, y donde os permitan tener una sobremesa tan larga como vosotros consideréis oportuna (algo imprescindible en una buena cena romántica).

¿Qué comer?

En este punto hay dos elementos a tener en cuenta. El primero, es que siendo una cena dedicada a tu pareja, la comida debe ser la que a ella le guste. Esto es una obviedad, pero es importante remarcarlo. Si cenáis en casa, prepara aquello que más le guste. Si cenáis fuera, elige un restaurante que sirva el plato que más le guste.

Por otro lado, es conveniente que cenéis algo que os permita compartir plato. No hay muchas comidas con estas características, pero no te preocupes. Si la comida que más le gusta a tu pareja no puede comerse desde un solo plato, siempre puedes dejar eso para el postre, utilizando, por ejemplo, una fondue de chocolate.

Por último, es un día especial, así que podéis abrir esa botella de vino o champán que lleva tanto tiempo en la nevera (y si no tienes ninguna en la nevera, ¡compra una!). Además, eso os relajará y os animará para el resto de la noche.

¿Cómo ambientar?

En una cena romántica, la ambientación es tan importante como lo que se come. Tanto si cenáis en casa como en el restaurante, es importante que la mesa esté perfumada con un olor que le guste a tu pareja (con un centro de mesa con unas hojas de menta, por ejemplo). También es importante que tenga unas velas y un mantel decorativo bonito.

Las luces, por supuesto, más bajas de lo normal. Si no puedes graduar la luz de las bombillas, coloca una tela roja sobre las lámparas, de forma que el ambiente quede un poco más oscuro. La luz de las velas hará el resto para formar un ambiente acogedor.

¿Cuánto puede costar?

Como todo en esta vida, tienes diferentes opciones dependiendo del dinero del que dispongas. Es obvio que si no tienes mucho, no podrás llevar a tu pareja al restaurante más caro de la ciudad y es más probable que tengáis que llevar a cabo la cena en casa.

No obstante, te resultará tan efectivo preparar una cena romántica cara como preparar una cena romántica económica, y es que, donde hay amor, el dinero es secundario.

Como puedes ver, preparar una cena romántica es algo más fácil de lo que parece. Solo se necesita conocer a tu pareja y dedicarle unos minutos a preparar la cena y ambientarla de la mejor forma posible… Con ello, ¡te aseguro que esa noche enamorarás un poquito más a tu pareja!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *