Como gustarle a un chico

Cuando el reloj biológico se despierta en la adolescencia y empezamos preguntarnos cómo gustarle a un chico, se suele topar el eterno obstáculo de la inexperiencia. Saber las claves principales del procedimiento a seguir nos será de mucha ayuda.

A continuación, se explicarán en detalle varias estrategias muy útiles para toda persona que quiera saber cómo seducir a un hombre. Paso por paso, se verá que llamar la atención no es, ni mucho menos, un objetivo imposible. Siempre y cuando se tome buena nota.

Como gustarle a un chico

Seguidamente, existen ciertos trucos rápidos que pueden conseguir que aceleremos el proceso, si son bien utilizados. Se enumerarán los más importantes, junto con algunas recomendaciones prácticas.

Por último, no podía faltar una pequeña pero concienzuda recopilación de los errores y fallos más típicos de quien carece de experiencia en el mundo amoroso. Conviene seguir al pie de la letra el consejo de evitar incurrir en cualquiera de ellos.

Cómo gustarle a un chico: paso a paso

Para llamar la atención de alguien de la forma deseada (es decir, despertando cierto interés en él), lo más recomendable es seguir una estrategia bien planificada que asegure la máxima eficacia posible.

Ser tu misma

Aunque muchas veces se nos olvida, la naturalidad es un componente esencial del atractivo de toda persona. Entre las cosas que hay que hacer para gustarle a un chico, destaca sobre el resto la capacidad de mostrar la personalidad propia sin ningún aditivo.

La explicación es sencilla: por mucho que se piense que una actuación puede ser convincente, siempre acaba entreviéndose la verdad tras una fachada. Si queremos saber cómo gustarle a alguien no podemos pretender hacerlo en base a un engaño.

Además, para una relación sana y duradera en los años venideros, apostar desde el principio por mostrarnos tal y como somos, sin tapujo alguno, es un requisito indispensable. Hay que gustarse a uno mismo antes de pretender gustarle a nadie más.

Demostrar tu inteligencia

A la hora de buscar pareja, resulta instintiva la preferencia por las personas que nos parecen más inteligentes, pues demuestran tener unos genes con más posibilidades de sobrevivir a todo tipo de imprevistos y peligros, tanto humanos como naturales.

Aprovechar nuestro ingenio para gustarle a alguien es mucho más fácil de lo que parece, especialmente porque muchas personas tienden a verse cohibidas en público. Si mostramos todo lo que tenemos que ofrecer en el plano intelectual ganaremos puntos.

Además, es posible demostrar ser inteligente sin tener que caer en los estereotipos del típico empollón o friki que vive atrapado en sus pensamientos y no es capaz de entablar una relación social sana. Existe un término medio con un enorme atractivo.

Ser divertida

Entre todas las cosas que se pueden hacer para gustarle a un chico, o incluso para gustarle a alguien en general, siempre figura entre las primeras mostrarse como una persona divertida y amigable. Hay que lograr que se sienta a gusto en nuestra compañía.
Ser divertida

No todas las personas ven divertidas las mismas cosas, eso por descontado. Por ello debe tantearse el terreno antes de lanzarse al agua. Identificar lo que le hace gracia y lo que le resulta agradable a cada uno es un paso fundamental para llamar su atención.

Una vez hayamos dado con el tipo de humor que divierte al chico que nos gusta, nos será muy sencillo entablar una relación afable con él. Si conseguimos que se ría como un niño habremos dado un paso muy importante para que nos guarde en la memoria.

Interesarse por sus gustos

A los hombres les encanta relatar sus hazañas y logros. Lo que antaño podía ser un relato de las victorias en el campo de batalla, hoy puede ser una anécdota en el campo de fútbol. Preguntar por ellas y escuchar con atención sirve para entablar confianza.

Cualquiera valora a un buen oyente, pero hay que recalcar que no basta con preguntar sin más y esperar que el otro nos cuente su vida. Debemos interesarnos realmente por su historia, para que él sienta que de verdad nos importa lo que nos está contando.

Más allá de escuchar con atención lo que tiene que contar, podemos incluso informarnos con anterioridad del tema en cuestión y aportar nuestra propia opinión con criterio. Un diálogo siempre va a sernos mucho más eficaz que un monólogo.

Interesarse por sus sentimientos

Las personas suelen valorar en alto grado todo interés por sus emociones, por lo que siempre que seamos capaz de mostrarlo de forma natural, podremos establecer con facilidad un puente que dé pie a intimar en profundidad. Siendo cautas, por supuesto.

Mención aparte merecen las situaciones que pueden identificarse como críticas sin margen de error alguno. Todos hemos pasado por malas rachas en las que nos habría gustado tener un punto de apoyo que nos ayudase, y con ellos establecemos un vínculo.

La constancia en el apoyo incondicional, por su parte, también juega un papel esencial en el afianzamiento de la confianza entre dos personas. Dentro de cómo gustarle a un chico, ganarse su confianza es un paso decisivo, para el que la ayuda emocional es clave.

Ser paciente

A los ojos de cualquier persona resulta chocante que una persona a la que considerábamos un apoyo firme nos deje de lado porque nuestros problemas hayan terminado por cansarle. Ser incondicional es tanto o más importante que ser un apoyo.

Cuando ya hayamos conseguido llamar su atención, o incluso conquistar su confianza, para llegar a gustarle es necesario afianzar tal confianza mediante una actitud garantista hasta cierto punto. Los chicos no pueden soltarse plenamente si se sienten inseguros.

Demostrando que nuestra paciencia nos permitirá seguir manteniendo nuestro apoyo incluso en los momentos más difíciles, conseguiremos que la confianza se fortalezca y perviva en el tiempo lo suficiente como para conseguir gustarle a alguien.

Apoyarle en sus proyectos

Para gustarle a alguien es fundamental ser capaz de mostrar cierto compromiso con las cosas que más le emocionan. A nivel psicológico, los humanos buscamos por instinto lo que nos agrada, y pocas cosas lo hacen como saber que contamos con un firme apoyo.

Cabe aclarar que tales proyectos pueden abarcar ámbitos muy diversos, no todas las personas tienen los mismos objetivos, un chico puede estar interesado en los deportes que practica mientras que un adulto puede interesarse por sus metas profesionales.

El mecanismo psicológico es sencillo: en un entorno de incertidumbre nuestra mente suele sentirse insegura, lo que genera una sensación de malestar que puede reducirse con algún tipo de garantía. Si nuestro apoyo es esa garantía, habremos avanzado mucho.

Buscar cosas que hacer juntos

Más allá de la mera confianza, para desarrollar la misma debemos ser capaces de construir un vínculo más profundo con la persona. Gustarle a un chico depende en buena medida de poder compartir con él todo tipo de momentos agradables.

Dichos instantes no tienen por qué resultarnos a nosotras particularmente tediosos. Es cierto que los chicos suelen tener unos gustos particulares que no siempre compartimos, pero también lo es que seguramente ambos tengamos multitud de puntos en común.

Algunos ejemplos podrían ser salir a dar un paseo o a almorzar juntos en algún sitio que resulte agradable a los dos, para lo cual siempre tendrá una importancia especial el ser capaz de mantener una conversación interesante que erradique los incómodos silencios.

Cuidar nuestra imagen

Los chicos, por mucho que nos pese, suelen guiar hasta cierto punto sus gustos por lo que consideran físicamente atractivo. Tal realidad tiene un componente biológico (garantizar mejores genes para sus hijos), así que conviene tenerla muy en cuenta.

Junto al factor biológico, se encuentra el cultural. Si sus genes dan prioridad a una pareja a la que consideren atractiva frente a una a la que no, la cultura les dice qué es y qué no es atractivo. Por ello, hay que tomar buena nota del canon de belleza vigente.

Esto no significa, en ningún caso, que nos matemos de hambre por estar delgadas o que nos gastemos un dineral en ropa. Pero vestirse a la moda y cuidar nuestra línea, dentro de nuestras posibilidades, es un factor clave a la hora de gustar a un chico.

Ser femenina

Siguiendo en la línea del canon de belleza imperante, también guarda una importante relación con la carga biológica de nuestros antepasados el contemplar como más atractivos ciertos atributos sobre otros. La feminidad es compleja, pero muy útil.

Ser femenina

Entre tales atributos destaca cierta vulnerabilidad, que los hombres ven como un aliciente para interesarse por el cuidado y los gustos de su pareja. No debe confundirse en ningún caso con debilidad, claro, y debe utilizarse siempre con la debida mesura.

Asimismo, la delicadeza puede ser un concepto derivado que añada fácilmente puntos a nuestro atractivo. Incluso podemos hablar de un perfeccionamiento de lo previo, dado que lo delicado se preserva más por su valor intrínseco que por su condición de tal.

Tips para gustarle a un chico

En el plano de lo romántico cada detalle cuenta. Los trucos suelen ser desdeñados por la mayoría, pero su importancia es mucho mayor de la que pudiera parecer a primera vista, ya que podemos aumentar nuestro potencial de éxito con ellos. Algunos ejemplos:

  • Pestañearle: las pestañas son una herramienta tan sutil como efectiva para mostrar interés por una persona. Entre las cosas que hacer para gustar a un chico, mostrarle nuestro apego con una mirada cariñosa destaca sobremanera.
  • Tocarse el pelo: está demostrado que las chicas suelen acariciarse el cabello cuando se sienten atraídas por alguien, y los chicos lo saben perfectamente. Aprovecharlo nos puede permitir llamar su atención de una manera muy sencilla.
  • Reírle las gracias: sentirse el centro de atención ha sido importante para los hombres desde que se presumía de las piezas de caza. En la actualidad, sigue siendo importante para que se sientan cómodos dar cierta coba a sus bromas.
  • Halagarle: a cualquier persona le gusta ser piropeada, y a nivel psicológico tal sensación, en tanto que agradable, lleva a buscar más experiencias similares. Dicho de otra forma, nos gusta pasar tiempo con la gente que nos halaga.
  • Sentarse juntos: algo tan sencillo como sentarse juntos en clase o buscar algún gusto común puede servir de primera aproximación entre dos personas. Cuanto más tiempo pasen unidas, antes se establecerá la tan necesaria confianza.
  • Recibirle con una sonrisa: todos buscamos inconscientemente la aprobación del resto para sentirnos más seguros de nosotros mismos, y tal aprobación suele identificarse con la sonrisa. Es una forma sencilla y eficaz de resultar agradable.

Con los mencionados trucos o tips, resultará muy fácil afianzar rápidamente el interés de un chico por nosotras. Llamar su atención es mucho más fácil si se utilizan las mencionadas herramientas, siempre que se haga con la sutileza necesaria.

Cosas que no tienes que hacer para gustarle a un chico

Como en todos los ámbitos de la vida, para ligar deben tenerse en cuenta ciertas líneas rojas que conviene no sobrepasar nunca. Tomar buena nota de ellas puede evitar muchos malos ratos, por lo que cabe destacar las más importantes, a saber:

  • Ser agobiante: mostrar demasiado interés por una persona puede llegar a resultar contraproducente. No sólo nos pone en una posición de dependencia muy desventajosa, sino que si es percibido como cansino pondrá fin a la relación.
  • Resultar aburrida: saber cómo gustar a los chicos exige tener en cuenta sus gustos, precisamente porque resulta muy difícil llamar la atención de alguien si este cree que somos gente aburrida. Hay que ser capaz de mantener su interés.
  • Pasarse de cursi: desde niños, los chicos suelen percibir como desagradable un exceso de interés por parecer elegante o demasiado refinado. Debe tenerse en cuenta que, aunque el estilo delicado puede ser atractivo, no hay que pasarse.
  • Pasarse de masculina: a los hombres no suele atraerles la figura de una mujer poco femenina, y las demostraciones de fuerza suelen ir muy en esa línea. Lo que antaño podía verse como un reto para rol de cazadores, hoy sigue repudiándose.
  • Exceso de celos: no es malo mostrar interés porque una persona no nos abandone, pero si nos dejamos llevar por nuestros instintos más básicos podemos resultar excesivamente pesadas, y eso ahuyentará a cualquier chico.
  • Tener mal humor: aunque a veces pueda sacarnos de quicio una situación puntual, tenemos que velar porque no se convierta en lo habitual, porque a nadie le gusta estar cerca de una persona que siempre está enfadada o molesta.
  • Ser controladora: de todo lo que hacer para gustarle un chico, pocas cosas son tan importantes como evitar ser vista como una manipuladora. Si alguien percibe que intentamos coartar su libertad, su instinto le dirá que se aleje cuanto antes.
  • Críticas destructivas: si queremos entablar una relación afable y sana con una persona, es normal que acaban surgiendo ciertos roces. Ahora bien, a la hora de aconsejar posibles mejoras hay que velar por hacer sólo críticas constructivas.
  • Hacer humor a su costa: puede que ciertas relaciones tengan un componente humorístico que pueda traducirse en pequeños intercambios de pullas, pero no debe sobrepasarse la fina frontera que separa el humor de lo ofensivo.
  • Ignorarle: no siempre nos apetece hablar con una persona, y menos aun cuando estamos en pleno enfado con la misma, pero para gustarle a un chico no podemos pretender que siga detrás nuestro si le ignoramos deliberadamente.
  • Parecer resabiada: a los hombres les suele resultar molesto sentirse intimidados por sus parejas. Al igual que pasaba con la fuerza física, mostrarse repelente en el plano intelectual será percibido como cualquier cosa menos algo atractivo.

Si queremos conseguir llamar la atención de un hombre tenemos que atender a los consejos mencionados, pues de lo contrario podríamos conseguir lo contrario a lo que nos proponemos. Respetando estas líneas rojas, nos ahorraremos más de un disgusto.

Conclusión

Como se ha podido ver en detalle en las líneas desarrolladas más arriba, conseguir gustarle a un chico (o a un chavo, como se dice en Latino América) es un objetivo al alcance de cualquiera que se lo proponga con la suficiente determinación.

Siguiendo los pasos mencionados en el primer apartado, no resulta difícil trazar una estrategia con altas probabilidades de éxito. Siempre que se cumplan a rajatabla y se adapten convenientemente a la situación concreta en la que se aplican, claro está.

Por su parte, el segundo apartado ha expuesto multitud de consejos rápidos, trucos y tips para lograr acelerar el proceso de una forma tremendamente sencilla. Aunque mucha gente subestima el valor de los detalles, estos pueden llegar a ser de gran ayuda.

El último apartado ha señalado de forma precisa las líneas rojas que no deben sobrepasarse bajo ninguna circunstancia si se quiere evitar que los esfuerzos anteriores hayan sido en vano. Por ello, es una sección que conviene repasar habitualmente.

En conjunto, a estas alturas puede afirmarse que el texto ha provisto al lector de todas las herramientas necesarias para saber cómo gustar a un chico. Ahora podrá complementar su estrategia con multitud de trucos, evitando los errores más típicos.

¿Quieres saber más sobre cómo conquistar a un hombre?

Podrías preguntarte cómo puedo saber tanto sobre este tema, pero la verdad es que yo no soy ninguna experta. Lo aprendí todo de un libro que me recomendaron cuando yo intentaba enamorar al hombre de mi vida y actual pareja, Óliver.

El libro se llama “Derrítelo de Amor”. Si quieres saber cómo este libro me ayudó a encontrar y enamorar al hombre de mi vida te recomiendo que leas mi historia: Click aquí para leer mi historia.

Espero que todos estos consejos y que mi historia te inspiren para conseguir a ese hombre que te hace suspirar. Pierde el miedo, sigue todos estos consejos y los del libro y podrás hacerlo, te lo aseguro.

Quiero más información sobre “Derrítelo de Amor”

derritelos-de-amor

[Votos: 1 Media: 5]

9 Comentarios

  1. vania 22 diciembre, 2016
    • Susi 10 enero, 2017
  2. Antonio 14 diciembre, 2016
  3. liliana 18 noviembre, 2015
  4. sarah 19 septiembre, 2015
  5. sarah 19 septiembre, 2015
    • angeily 24 junio, 2016
  6. Luli 2 septiembre, 2015
    • Lauri 3 abril, 2016

Deja un comentario